Libro "De armas tomar" rescata a las "pioneras" de la Revolución mexicana




Editorial Aguilar|Baja Press|Portada de libro "De armas tomar" por Ángel Gilberto Adame

Más allá de las conocidas "soldaderas", el autor Ángel Gilberto Adame rescata en "De armas tomar" la vida de aquellas mujeres pioneras que rompieron los estereotipos durante la Revolución Mexicana (1910-1920).


La obra reúne doce biografías que rompen con el relato tradicional que se ha hecho de la historia, afirma Adame en una entrevista.


"La historia de México se ha venido contando en masculino, pero la historia de la humanidad no es solo un lado", resalta.


Adame escribe sobre doce mujeres cuya vida estuvo marcada por la Revolución, un periodo de la historia que le "apasiona": "No necesariamente la lucha armada, de la que ya se ha dicho mucho, me interesa lo colateral, las ideas, lo que pasaba con la gente cuando el país estaba despertando del sueño del Porfiriato" (1876-1911).


Y en el caso de las mujeres, la Revolución permitió "abrirles una puerta que estaba cerrada", dado que cuando los hombres salieron a la lucha armada, ellas tuvieron la oportunidad de "crecer un poco más" al quedarse "al cargo del lugar".


"La visión de la mujer se ha limitado a hablar de las 'adelitas' famosas, la revolucionaria que estaba detrás del marido, que le cargaba los fusiles, que estaba disparando con él, pero siempre detrás del marido", asevera.


Leyendo sobre este periodo histórico, empezó a encontrar a "mujeres que aparecían no detrás del hombre -como señala el dicho popular- sino paralelo, o quizá arriba", en unos momentos en los que estas se encontraban "absolutamente relegadas".


Entre estas figuras hay algunas "pioneras", como Matilde Montoya (1859-1938), la primera cirujana mexicana y quien tuvo que soportar en la universidad las burlas y presiones de compañeros y maestros, quienes "hacían lo posible para que no avanzara", comenta Adame.


También destaca Hermila Galindo (1886-1954), líder del movimiento sufragista en México y quien exigió, sin éxito, que este derecho estuviera reconocido en la Constitución de 1917.


Al respecto, el autor lamenta que en las celebraciones realizadas el pasado febrero por el centenario de la carta magna no se hiciera un homenaje a Galindo: "Nada más reivindicamos a los hombres", menciona.


Todos los nombres incluidos en el libro son "prácticamente desconocidos" para el público general, excepto uno, el de la fotógrafa Tina Modotti (1896-1942), llegada a México en 1923.


De la vida de la italiana, el autor resalta una anécdota que visibiliza la represión que sufría la mujer: cuando el exiliado cubano Julio Antonio Mella fue asesinado 1929 mientras paseaba con la fotógrafa, muchos señalaron a Modotti como sospechosa del crimen, porque durante la investigación salieron a la luz algunos de sus desnudos y eso hizo "que la sociedad dijera que era una disoluta"


Tildadas en muchas ocasiones como "locas" o "histéricas", Adame prefiere referirse a estas mujeres como "rebeldes", siguiendo la definición que proporcionó Albert Camus: "Aquellas que se atrevían a decir sí cuando la sociedad les decía que tenían que decir que no, o viceversa".


Con las doce biografías, además, quiso remarcar el "contraste" entre qué hicieron estas personas y "cómo iba recibiendo la sociedad" sus avances.


Notario de profesión, Adame reconoce que escribe sobre historia porque esta siempre ha estado "muy ligada" a su vida y, además, le llama la atención que en el país se sigan "cometiendo los mismos errores que en el siglo XIX".


"No los cometeríamos si no desconociésemos tanto nuestro pasado y analizáramos los hechos", argumenta el autor, quien pone como ejemplo los procesos electorales en el país, en los que la palabra "fraude" es una constante desde hace más de un siglo.











icon Bajapress

Accede más rápido

toca Icon iOs y elige añadir a la pantalla de inicio