Claroscuros de la Consulta



CLAROSCUROSDELACONSULTA Baja Press

Ya concluyó la famosa consulta para evaluar (aunque López Obrador dice que la opinión de los ciudadanos será definitiva) en dónde tendremos un nuevo aeropuerto. Pero las informaciones muestran que hay elementos en blanco y negro en este ejercicio inédito en el país.

Hubo quienes votaron en diversos sitios, incluso en diferentes estados (Ciudad de México y Estado de México), urnas que no se instalaron, desorganización, nadie sabía en dónde se iban a guardar los resultados, casillas en las cuales se hizo el conteo abiertamente por la exigencia de la población, boletas no foliadas, tinta que no era indeleble e información deficiente para el público en general acerca de ventajas y desventajas de ambas opciones.

Por otro lado, existió una gran concurrencia, aceptación por amplios sectores que es necesario ampliar nuestra acotada democracia electorera, discusión en los medios- aunque privaron las opiniones de siempre en la mayoría- acerca de un asunto trascendente, deseos de empoderar a la ciudadanía, enfrentamiento a los grupos poderosos de la nación que determinan entre ellos los asuntos nodales y la percepción en amplios sectores que muchos asuntos deben ser discutidos y hasta decididos por millones.

Muchas más cuestiones se desprenderán de este acto cívico. Empero, quiero señalar que un artículo importante fue el de Jorge G. Castañeda, donde afirma con precisión que no debemos temer a los mercados (El Financiero, 26 de octubre),  ya que de ser así no podremos tomar determinaciones respecto a otros asuntos que están en el orden del día: aprobación del uso recreativo de la mariguana y aceptar o no a los  migrantes. Añado el impulso a la economía nacional, apoyo al campo mexicano y un largo etcétera. Dicho espantajo ha sido promovido por medios y comentaristas mostrando que siguen los dictados de Estados Unidos y el mundo financiero.

Hay que recordar que en la crisis de hace 10 años, donde decenas de millones perdieron empleos y su dinero, los mercados decían que todo iba de maravilla antes del crack. Luego la desilusión privó. Infinidad de decisiones deben ser nuestras y no de los mercados, los cuales son manipulados por unos cuantos, quienes siempre buscan su conveniencia.




Jorge Meléndez Preciado

Jorge Meléndez Preciado

Economista de la UNAM, ex-presidente (86-88) de la Unión de Periodistas Democráticos y colaborador en diversos medios de comunicación

@jamelendez44

  • Escribe en:
  • Nacional
  • Economía
  • Política








icon Bajapress

Accede más rápido

toca Icon iOs y elige añadir a la pantalla de inicio