López Obrador promete apoyo a mexicanos aunque Gobierno "se quede sin camisa"



636879283921487545w Efe|José Méndez| El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, asiste este lunes a la celebración de sus 100 días de gobierno, en el Palacio Nacional en Ciudad de México

El presidente de México, el izquierdista Andrés Manuel López Obrador, prometió el lunes, en la celebración de 100 días en el Gobierno, que siempre habrá apoyo para las personas que quieran salir adelante aunque se quede "sin camisa", aunque se pase "de la austeridad republicana a la pobreza franciscana".

Tras un repaso a las medidas sociales implementadas en estos 100 días, las inversiones realizadas y las programadas para el resto del sexenio (2018-2024), el político izquierdista se comprometió a dedicar esfuerzos a apoyar a los cinco millones de mexicanos inscritos hasta hoy en el censo de bienestar.

"Lo teníamos contemplado a 500.000 pequeños comerciantes y pequeños empresarios pero se censaron hasta ahora cinco millones. (...) Es un gran motivo de satisfacción que la gente esté pidiendo apoyo para salir adelante, para trabajar", explicó el presidente.

López Obrador sostuvo que en su mandato se está aplicando la justicia social "por el bien de todos pero primero los pobres", por lo que se están haciendo grandes inversiones en políticas que beneficien a las personas con menos recursos.

Aseguró que de cada 10 hogares pobres en siete "cuanto menos" llegarán ayudas económicas y laborales, mientras que en comunidades indígenas llegarán a todas las casas.

Los adultos mayores también tuvieron espacio en el discurso, de algo más de una hora, en el que detalló que la pensión para este sector de la población ha aumentado a más del doble.

Después de 100 días desde la toma de posesión el pasado 1 de diciembre, 817.583 personas con discapacidad, en especial niños y niñas pobres, han sido censadas, y están empezando a recibir una pensión de 2.550 pesos (131,31 dólares), mencionó.

Refiriéndose a artesanos, agricultores y pequeños empresarios, entre otros, dijo reconocer la importancia de la economía popular ya que, "el crecimiento también se logra desde abajo".

Sobre la reforma educativa impulsada por su antecesor, Enrique Peña Nieto, López Obrador explicó que será cancelada porque genera mucha "polarización" y apostó por un nuevo modelo que conjugue los intereses de los maestros, los expertos, los padres de familia y estudiantes.

Destacó también el inicio de un programa para restaurar el patrimonio cultural y la memoria histórica, que este año se centrará en conmemorar el centenario de la muerte del revolucionario Emiliano Zapata. Y también los "500 años de la primera gran resistencia indígena frente al invasor español".

En otros temas, aseguró que la apertura al público de la otrora residencia presidencial de Los Pinos convertirá el espacio en un complejo artístico de gran "esplendor a nivel mundial".

En salud, aseguró que se luchará para evitar que unos pocos proveedores participen en la compra de medicamentos por parte del Gobierno federal, que cada año asciende a casi 100.000 millones de pesos (5.133 millones de dólares).

Finalmente, rompió una lanza en favor del medioambiente: "Tenemos que evitar que se destruya el territorio".

El presidente finalizó su discurso aludiendo al objetivo de conseguir que México sea una "potencia económica con dimensión social" en un país en que el pueblo es "bueno, honesto y trabajador".

"Tengo el compromiso de no fallar; antes muerto que traidor", sentenció.


ETIQUETAS









icon Bajapress

Accede más rápido

toca Icon iOs y elige añadir a la pantalla de inicio