Y al Gobierno Municipal, ¿quién lo califica?



Asistí al Segundo Informe de Gobierno 2016-2017 del H. XII Ayuntamiento de Los Cabos y durante la presentación, me llamó la atención el detalle con que se ahondó en ciertos asuntos, al contrario de otros apenas mencionados. Un ejercicio bien manejado de declamación en un escenario preparado para el espectáculo. 

¿Y cómo califica la población al desempeño del Ayuntamiento?

En lo que respecta al desempeño de esta administración durante el presente año de labores, resulta necesario emitir una calificación objetiva y eso no es una tarea sencilla. Es posible caer en el error de emitir un juicio basado en consideraciones subjetivas y eso no es sano para nadie. Si no se cuenta con un sistema de evaluación se estaría calificando la simpatía, el presupuesto ejercido o el esfuerzo, lo cual provocaría perder otra oportunidad de avanzar en el desarrollo de nuestra comunidad. Por eso la importancia del Diagnóstico DOS del OCI de Los Cabos, que se basa en una norma de calidad internacionalmente acreditada para propiciar la mejora continua de los gobiernos locales. La ISO 18091:2014.

Para que sirve MEDIR

Medir el avance permite destacar los aciertos, descubrir las omisiones y, sobre todo, centrar los reflectores en las áreas de oportunidad, aquellas en que resulta impostergable mejorar. En el Municipio de Los Cabos, existen áreas que afectan negativamente la calidad de vida de todos los que aquí vivimos y a sus visitantes. Con una población en crecimiento exponencial, esos asuntos se complican día con día y entorpecen el desempeño de otras actividades. Agua y drenaje, los problemas de movilidad, tránsito y seguridad pública, el manejo de la basura, son algunas de las áreas que enfrentan oportunidades de mejora muy importantes. 

Para muestra, un botón.

Por ejemplo, sobre el tema de la basura y su manejo, parecería que se están haciendo avances importantes ya que se compraron camiones nuevos y se abrieron nuevas rutas de recolección. 

Sin embargo, a dos años de labores, no se cuenta aún con un Relleno Sanitario que cumpla con las especificaciones técnicas sanitarias para la disposición final de los Residuos Sólidos Urbanos (RSU). No se ha podido avanzar en la contratación del financiamiento para tal Relleno Sanitario debido a que los terrenos ocupados por los principales tiraderos, Palo Escopeta en SJC y La Candelaria en CSL, están irregulares, ambos predios no tienen los papeles en regla. 

Por otro lado, aunque es de la competencia del Congreso del Estado, la Ley Estatal para la Prevención y Gestión Integral de los Residuos Sólidos Urbanos de Baja California Sur, sigue pendiente. Eso nos demuestra que no hay conciencia o voluntad política que impulse a resolver la situación a nivel estatal ni municipal. Es a partir de la medición del desempeño que se puede apreciar la importancia de lo que no se está haciendo y sus efectos transversales hacia otros indicadores de la actividad municipal.

http://www.ociloscabos.org/

Los más interesados de que todo funcione bien, somos los ciudadanos, los que vivimos aquí y sufrimos las carencias. Necesitamos involucrarnos en conocer la realidad de nuestro entorno y estudiar las diferentes alternativas de solución para impulsar la más adecuada. La ciudadanía tiene la oportunidad de influir en dar prioridad a las políticas públicas que más afectan nuestra calidad de vida. Está en nosotros tomar esa responsabilidad.

Nos gustaría conocer tus comentarios y sugerencias en [email protected] y extenderte una invitación a colaborar con nosotros. Somos voluntarios.

 











icon Bajapress

Accede más rápido

toca Icon iOs y elige añadir a la pantalla de inicio