Candidato comunista desafía a Putin pese a las presiones oficiales



Putin-pre-election-campaign-rally Yuri Kochetkov|EFE|Russian President Vladimir Putin (R) addresses supporters during his pre-election campaign rally at Luzhniki stadium in Moscow, Russia, 03 March 2018.

El comunista Pavel Grudinin, único candidato capaz de hacer sombra a Vladímir Putin en las elecciones presidenciales del próximo 18 de marzo, continúa su campaña después de que se desestimaran hoy las acusaciones de que tiene cuentas en el extranjero.

"Los comunistas somos la única fuerza opositora, por eso nos presionan. Cerré a tiempo todas las cuentas que tenía en el extranjero y la comisión electoral me ha dado la razón", dijo hoy Grudinin en una reunión con la prensa extranjera en la afueras de Moscú.

Grudinin, un millonario admirador del dictador soviético José Stalin (1924-1953), recordó que, aunque las televisiones públicas le han llamado "oligarca" en lo que tachó de "campaña de propaganda por encargo", ni siquiera es uno de los aspirantes más ricos.


"A los otros candidatos nunca les han preguntado por sus cuentas bancarias o las de sus hijos. ¿No les parece un poco raro que alguien tenga trece cuentas en Suiza?", aseguró sobre la última denuncia.

Desde enero pasado el director del Sovjoz Lenin, una de las empresas agrícolas más exitosas de Rusia, ha sido acusado insistentemente de tener grandes cantidades de dinero y propiedades en otros países, incluido España, pero él y los comunistas rebatieron todas las acusaciones.

No obstante, la aparición de las cuentas suizas, que incluirían tanto dinero en metálico -un millón de dólares- como oro, llevó a uno de los miembros de la Comisión Electoral Central a sugerir este lunes que la candidatura de Grudinin podría ser revocada.

La CEC desestimó hoy finalmente la retirada de la candidatura comunista, aduciendo que carece de "motivos legales" para ello, aunque acusó a Grudinin de no informar debidamente sobre la existencia de dichos activos.

Por ello, la presidenta de la comisión electoral, Ella Pamfílova, adelantó hoy que en los folletos y carteles electorales que se repartan y cuelguen en los colegios electorales el 18 de marzo figurará esa información para conocimiento de los votantes.

"Al principio me invitaban a la televisión pública, pero en cuanto vieron que mis índices de popularidad subían como la espuma, dejaron de hacerlo. No lo esperaban", explicó Grudinin.

Descartó que Putin haya encargado "personalmente" la campaña de desprestigio contra su persona en los medios oficiales, aunque subrayó que en Rusia "las autoridades no se ocupan de garantizar unas elecciones limpias, sino unas elecciones en las que el resultado sea previsible".

"Sea como sea, yo no conozco al ganador de antemano. Yo creo que el que ganará será Grudinin. Nos prometieron elecciones limpias y la esperanza es lo último que se pierde. Estoy convencido de que tenemos opciones de ganar, muchas opciones", afirmó en respuesta a la pregunta de si la reelección de Putin es un hecho irrebatible.

Acusó a Putin de perjudicar gravemente al país al negarse a destituir al Gobierno de Dmitri Medvédev, al que responsabilizó de que "Rusia se encuentre en crisis desde 2013", y le criticó por no participar en debates electorales.


"Un político que no participe en los debates electorales no debería ser candidato a la Presidencia", señaló.

En respuesta a la pregunta de si reconocerá los resultados en caso de fraude oficialista, como en las elecciones parlamentarias de 2011, aseguró que tendría que consultarlo con el líder del Partido Comunista, Guennadi Ziugánov.

También consideró que "es pronto para organizar un Mundial de fútbol" en Rusia, cuando hay tantas escuelas y guarderías por construir en todo el país.

"El objetivo es construir una sociedad justa, pero por los castillos que tienen algunos funcionarios rusos se diría que sí que hay dinero de sobra", resaltó.

Y admitió que abandonó el partido del Kremlin, Rusia Unida, porque se convirtió en una formación no democrática que fomentaba la corrupción en la administración pública.

Con todo, reconoció que Putin es un "patriota" y respaldó su política en relación con las regiones separatistas ucranianas de Donetsk y Lugansk, al igual que hizo con la anexión de la península de Crimea.

"¿Quién vive en esas regiones? Son rusos y quieren la reunificación con Rusia. ¿Por qué debíamos darles la espalda? Eso siempre fue territorio ruso", apuntó.

Tampoco ahorró las críticas contra EEUU, aunque consideró que, al contrario de lo que opina Putin, las sanciones contra Occidente no son la mejor forma de promover la agricultura nacional, además de que recordó que muchos productos que entran a través de Bielorrusia son europeos, como ocurre con las manzanas polacas.

Además, defendió a capa y espada la figura de Stalin, aunque no acudió esta semana a la ofrenda floral en su tumba a los pies del Kremlin con ocasión del 65 aniversario de su muerte y hoy se proclamó "creyente ortodoxo".

"Tengo una opinión positiva de Stalin. Ha jugado un gran papel en nuestra historia. De no ser por él, no habríamos ganado la guerra. Gracias a Stalin la URSS fue el mejor país del mundo", comentó.


ETIQUETAS Elecciones Rusia









icon Bajapress

Accede más rápido

toca Icon iOs y elige añadir a la pantalla de inicio