La diversidad triunfa en las elecciones y dan nuevo color al Congreso de EEUU



JaredPolis

La elección de un buen número de latinos, afroamericanos, dos nativoamericanas y dos musulmanas para el Congreso y la del primer gobernador abiertamente homosexual confirmó en las elecciones de este martes que representar la diversidad ya no es un lastre en la política estadounidense.

El ejemplo más visible del avance de la diversidad en la política nacional son los hispanos que obtuvieron 37 escaños en la Cámara Baja y los tres que permanecerán en el Senado, tras las reelecciones del republicano Ted Cruz y el demócrata Bob Menéndez.

La lista de conquistas de los latinos arranca con una legisladora de raíces puertorriqueñas que ostenta ya el récord de ser la persona más joven en llegar al Congreso.

A sus 29 años y con una agenda socialdemócrata, Alexandria Ocasio-Cortez arrasó con su rival y se convirtió en la representante del Distrito 14 por Nueva York.

Octavio Pescador, investigador y politólogo de la Universidad de California Los Ángeles (UCLA), asegura a Baja Press que "Ocasio-Cortez llega a Washington como la voz de la esperanza".

Los votantes también depositaron sus deseos de cambio al elegir a Verónica Escobar y Sylvia García. Las nuevas congresistas son las primeras hispanas que llegan a Washington con sus ideas liberales representando dos distritos de Texas.

Otra hispana que se impuso a la maquinaria de un legislador que buscaba su reelección fue la ecuatoriana Debbie Mucarsel-Powell, que le arrebató el escaño al conservador Carlos Curbelo, de origen cubano.

"El discurso blanco del presidente Trump impulsó tanto a candidatos como electores a enseñarnos que ser estadounidense no necesita ser blanco", indica Pescador.

Así lo demostró Sharice Davids, quién se convirtió en la primera nativo americana de la comunidad LGBTQ (lesbianas, gais, bisexuales y transgénero) en llegar al Congreso por Kansas.

Otra indígena que llegará al Capitolio será Deb Haaland, que obtuvo una amplia victoria en Nuevo México con un duro mensaje contra las políticas de Trump.

Los demócratas de Michigan Rashida Tlaib e Ilhan Omar son también un claro ejemplo del cambio, al ser las primeras musulmanas que ocuparán un puesto en la Cámara baja, y sus triunfos ayudaron significativamente al Partido Demócrata a recuperar el liderazgo de la Cámara de Representantes tras ocho años de dominio conservador.

El estratega republicano de California, Luis Alvarado, admite en declaraciones a Baja Press que su partido "lastimosamente ha fortalecido las divisiones y que no ha dado pasos contundentes para incluir a todas las voces del país".

Alvarado resalta que, a pesar de que los conservadores lograron retener e incluso ampliar la mayoría en el Senado, se perdió influencia en los liderazgos de algunos estados donde hicieron historia los "candidatos que representan la diversidad y las minorías".

Un ejemplo es la elección en Colorado del demócrata Jared Polis, el primer mandatario estatal abiertamente homosexual en la historia de Estados Unidos, y la reelección de Kate Brown, que dijo públicamente hace tiempo que es lesbiana, como gobernadora de Oregón.

En la frontera sur del país, la presidenta del caucus hispano en el Congreso federal, Michelle Lujan Grisham, se convirtió en la primera gobernadora demócrata en Nuevo México, y reemplazará a otra latina, Susana Martinez, la primera hispana republicana elegida para ese puesto en 2010.

"Estas mujeres, latinos, personas de color van a ser una fuerte oposición al presidente Trump, y van a motivar a otras a lanzarse a las candidaturas", insiste Pescador.

Otra candidata que sigue luchando por ampliar el triunfo de la diversidad es la afroamericana Stacey Abrams, que confía en forzar una segunda vuelta al republicano Brian Kemp para quedarse con las riendas del conservador estado de Georgia.

Pescador advierte que, aunque Abrams finalmente pierda, la derrota tiene un gran sabor a victoria pues, al igual que Andrew Gillum en Florida, estos candidatos afroamericanos lograron posicionar su nombre y sus ideas en buena parte del electorado y este avance será capitalizado en las elecciones de 2020.

"Estos resultados están animando a muchos a lanzarse e incluso a retar el 'stablishment' (poder establecido) con pequeñas rebeliones para que los partidos actúen", apunta.

Pero no habrá que esperar tanto, y el exjugador de fútbol americano, Collin Allred, también afroamericano, le arrebató un escaño por Texas al republicano Pete Sessions, y el excantante de rap Antonio Delgado será otro de los congresistas de color en el Capitolio tras su triunfo este martes en Nueva York.

Alvarado cree que tras los resultados de estos comicios de mitad de periodo presidencial lo que es seguro es que las "campañas para las próximas elecciones comienzan hoy mismo" y, sin duda, tendrán otro color. 











icon Bajapress

Accede más rápido

toca Icon iOs y elige añadir a la pantalla de inicio