Inminente llegada de huracanes y otros desastres; Prevención es clave para evitar pérdidas humanas y materiales






Ante la inminente llegada de la temporada de huracanes y otros fenómenos hidrometeorológicos extremos, México debe dirigir sus esfuerzos y recursos hacia la prevención para evitar, en la medida de lo posible, pérdidas humanas y materiales, dijo este martes un experto.

"Si el poco dinero público que México tiene para enfrentar los desastres naturales lo destina a emergencias y reconstrucción versus trabajos de prevención nunca vamos a salir del hoyo; es como estar endeudado", explicó a Baja Press el ingeniero Humberto Armenta, presidente de la Constructora RECSA.

"Es importante tener claro que hacia allá tenemos que caminar, hacia una condición en la que podamos destinar esfuerzos y recursos a la prevención", añadió.

Según datos de la Coordinación Nacional de Protección Civil de la Secretaría de Gobernación, durante 2018 se registraron al menos ocho fenómenos naturales entre sismos, huracanes y tormentas tropicales que causaron contadas víctimas humanas, millonarios desastres materiales y miles de damnificados en varias zonas del país.


Al hablar sobre la prevención y protección contra fenómenos hidrometeorológicos extremos, Armenta explicó que como país no podemos estar "eternamente condenados" a gastar los recursos que se tengan en corrección o atención a las emergencias.

Recordó que los peligros que generan los fenómenos naturales "no tienen porqué ser desastrosos".

"Pero cuando se vuelven desastres es cuando tenemos poblaciones asentadas en lugares donde corren peligro y ahí es donde entran las variables de exposición y vulnerabilidad", expuso.

Ante tales circunstancias, Armenta dijo que las autoridades de los niveles federal, estatal y municipal "tendrían que trabajar para regular los asentamientos humanos y evitar, en la medida de lo posible, que se hagan en zonas de alta exposición y alta vulnerabilidad".

Además de promoverlos en términos positivos donde menor exposición y vulnerabilidad se tenga.


Por otro lado también pidió a las autoridades mexicanas trabajar en el concepto de resiliencia; en este caso, la capacidad del asentamiento de reponerse de una evento traumático como podría ser una inundación.

"Desafortunadamente las actividades de prevención a veces no las atendemos porque estamos ocupados con tareas de corrección. Es como si tenemos un coche con muchos años y lo reparamos de manera constante cuando se descompone, (y entonces) ya no nos alcanza para hacerle mantenimiento preventivo", apuntó.

Sobre el potencial riesgo al que está expuesto México debido a su posición geográfica, el especialista dijo que es "amplio" debido a que está en una zona muy vulnerable.

"En el continente americano, México es una de las partes más angostas del continente y ante ello los fenómenos hidrometerológicos de los Océanos Pacífico y Atlántico, del Golfo de México y el Caribe le pueden llegar simultáneamente", enfatizó.



Explicó que en territorios o países con mayor extensión geográfica es más fácil que la zona central quede protegida.

"En el caso de México está en la plena franja tropical entre los trópicos y con una distancia muy corta entre oriente y poniente, altamente vulnerable a los peligros", finalizó.

En mayo de 2018, el entonces coordinador nacional de Protección Civil, Luis Felipe Puente, informó que México había sufrido un promedio de tres desastres naturales por mes en los últimos cinco años para un total de 177 catástrofes, las cuales afectaron alrededor de nueve millones de personas.











icon Bajapress

Accede más rápido

toca Icon iOs y elige añadir a la pantalla de inicio