Cómo se crea un mito: Un cuarto de siglo sin Kurt Cobain




Frank Micelotta|Kurt Cobain durante la grabación de "MTV Unplugged" de Nirvana, en Sony Studios en la ciudad de Nueva York, en 1993.

Muchos miembros de la generación X que crecieron escuchando a Nirvana posiblemente todavía se acuerden de lo que estaban haciendo cuando se enteraron de la muerte de Kurt Cobain, quien puso fin a su vida hace 25 años entrando así en el "Club de los 27".

El 5 de abril de 1994, el vocalista de Nirvana se suicidaba de un disparo tras haber sufrido enfermedades crónicas como la depresión y adicciones a sustancias como la heroína, en plena cúspide de la fama. Tres días después hallaban su cadáver en su casa de Seattle (Washington, EE.UU.). Había nacido un mito.

Tras la muerte del que hasta entonces había sido el líder de la más exitosa banda de grunge de principios de la década de 1990, con éxitos como "Smells like teen spirit", "Come as you are" y "The man who sold the world", entraba en el panteón de las leyendas de la música.



Su fallecimiento a los 27 años de edad, al igual que otros artistas como Jimi Hendrix, Janis Joplin y Jim Morrison; los numerosos libros y documentales sobre su obra, vida y muerte; así como las múltiples teorías conspiratorias sobre su suicidio, aderezadas por la carta manuscrita que dejó antes de morir, han contribuido a lo largo de los años a alimentar el mito.

Las cenizas de Cobain fueron esparcidas en un lugar desconocido por deseo expreso de su familia, con lo que sus seguidores no disponen de ningún sitio al que "peregrinar" para rendirle tributo, aunque Seattle cuenta con varios emplazamientos en su honor.

Aun así, la estela del personaje sigue más viva que nunca.



A principios de este mes salió publicado el libro "Serving the Servant: Reflections on Kurt Cobain" del que fuera mánager de Nirvana Danny Goldberg; el año pasado se presentó "Kurt Cobain: Montage of Heck", el primer documental aprobado por su familia; en 2015 se supo que su "nido de amor" con su pareja, Courtney Love, en Los Ángeles se alquilaba, y en 2014 París acogió una exposición de su última sesión de fotos.

Su hija, Frances Bean Cobain, fruto de su relación con Love, era una bebé cuando el artista falleció pero se ha encargado de mantener vivo el legado de su padre con cintas como "Kurt Cobain: Montage of Heck", del que fue productora ejecutiva.

Pese a que han pasado 25 años, el nombre de Kurt Cobain sigue apareciendo de vez en cuando en las noticias por acciones o gestos relacionados con él.

Pero como ocurrió en el pasado con artistas como Elvis Presley y Marilyn Monroe si ha habido algo que ha contribuido a su enaltecimiento como leyenda han sido las múltiples teorías sobre su muerte.



A lo largo de este cuarto de siglo, algunos de sus fans han continuado especulando sobre su fallecimiento, pese a que las autoridades policiales establecieron que se trató de un suicidio.

Uno de los motivos de esos rumores es el mensaje que dejó escrito antes de morir.

Una simple búsqueda por internet arroja múltiples páginas web en las que se aborda si la nota manuscrita incluye la escritura de más de una sola persona.

Además, algunos fans sostienen que hasta que no se llega a las últimas líneas de esa "carta de suicidio" el mensaje de Cobain parece más un anuncio de que planeaba abandonar la banda que acabar con su vida.

Y eso, pese a que en su día, la Policía concluyó que el cantante había pasado sus últimas horas solo y falleció de la herida de disparo que él mismo se infligió.


El diario The Seattle Times recordaba que los investigadores habían pasado más de 200 horas interrogando a su familia y amigos, así como al "camello" que le vendía heroína y a otras personas.

De acuerdo a este rotativo, incluso llegaron a contar con la ayuda de un grafólogo para asegurarse de que la letra de su carta de suicidio era la suya.

Pese a esta conclusión, algunos investigadores del caso, incluido un detective contratado por Love para buscarlo cuando desapareció, subrayaron una serie de cabos que quedaron sueltos en la investigación, que han ayudado a alimentar las teorías conspiratorias sobre su muerte.

Sea como fuere, el Kurt Kobain hombre y no el personaje ponía fin a una vida después de reconocer que había dejado de apasionarse, como él mismo decía en sus palabras póstumas: "Se me ha acabado la pasión, y recuerden que es mejor quemarse que apagarse lentamente".

Esta es la nota de suicidio:


 

"Para Boddah:

Hablando como el estúpido con gran experiencia que prefería ser un charlatán infantil castrado. Esta nota debería ser muy fácil de entender. Todo lo que me enseñaron en los cursos de punk rock que he ido siguiendo a lo largo de los años, desde mi primer contacto con la, digamos, ética de la independencia y la vinculación con mi entorno ha resultado cierto.

 Ya hace demasiado tiempo que no me emociono ni escuchando ni creando música, ni tampoco escribiéndola, ni siquiera haciendo rock'n'roll. Me siento increíblemente culpable. Por ejemplo, cuando se apagan las luces antes del concierto y se oyen los gritos del público, a mí no me afectan tal como afectaban a Freddy Mercury, a quien parecía encantarle que el público le amase y adorase. Lo cual admiro y envidio muchísimo.De hecho, no los puedo engañar, a ninguno de ustedes. Simplemente no sería justo ni para mí. Simular que me lo estoy pasando el 100% bien sería el peor crimen que me pudiese imaginar.

A veces tengo la sensación de que tendría que fichar antes de subir al escenario. Lo he intentado todo para que eso no ocurriese. (Y sigo intentándolo, Dios, créeme pero no es suficiente). Soy consciente de que yo, nosotros, hemos influído y gustado a mucha gente. Debo ser uno de aquellos narcisistas que sólo aprecian las cosas cuando ya han ocurrido. Soy demasiado sencillo. Necesito estar un poco anestesiado para recuperar el entusiasmo que tenía cuando era un niño.

En nuestras tres últimas giras he apreciado mucho más a todo la gente que he conocido personalmente que son fans nuestros, pero a pesar de ello no puedo superar la frustación, la culpa y la hipersensibilidad hacia la gente. Sólo hay bien en mí, y pienso que simplemente amo demasiado a la gente. Tanto, que eso me hace sentir jodidamente triste. El típico Piscis triste, sensible, insatisfecho, ¡Dios mío! ¿Por qué no puedo disfrutar? ¡No lo sé! Tengo una mujer divina, llena de ambición y comprensión, y una hija que me recuerda mucho como había sido yo. LLena de amor y alegría , confía en todo el mundo porque para ella todo el mundo es bueno y cree que no le harán daño. Eso me asusta tanto que casi me inmoviliza. No puedo soportar la idea de que Frances se convierta en una rockera siniestra, miserable y autodestructiva como en lo que me he convertido yo. Lo tengo todo, todo. Y lo aprecio, pero desde los siete años odio a la gente en general...Sólo porque parece que a la gente le resulta fácil relacionarse y ser comprensiva. ¡Comprensiva! Sólo porque amo y me compadezco demasiado de la gente.

Gracias a todos desde lo más profundo de mi estómago nauseabundo por vuestras cartas y vuestro interés durante los últimos años. Soy una criatura voluble y lunática. Se me ha acabado la pasión, y recordad que es mejor quemarse que apagarse lentamente.

Paz, amor y comprensión. Kurt Cobain 


Frances y Courtney , estaré en vuestro altar. Por favor, Courtney, sigue adelante por Frances, por su vida que será mucho más feliz sin mí. Los quiero.¡Los quiero!" 


 

 

 











icon Bajapress

Accede más rápido

toca Icon iOs y elige añadir a la pantalla de inicio