Yates gana la Vuelta a España pero Enric Mas dispara las ilusiones




Manuel Bruque|EFE|Etapa final de la 73ª edición de la Vuelta Ciclista a España

El británico Simon Yates fue el indiscutible ganador de la Vuelta a España 2018, una carrera en la que compartió protagonismo al final con Enric Mas, el joven mallorquín que disparó todas las ilusiones españolas de relevo de su última gran generación, la más dorada.

Junto a ambos, cerró el podio de esta Vuelta Miguel Ángel López, quien ya concitaba todas las miradas tres semanas y media antes en la salida en Málaga y dejó en la retina una gran última etapa en Andorra junto a Mas que se recordará en el tiempo.

No ganó en el sprint a dos ante el de Artà, pero la ambición del 'Superman' colombiano enfilado por el Astana puso hasta unos minutos en jaque al definitivo maillot rojo, un Yates en todo caso valiente y sólido vencedor de una carrera en la que también hay que destacar a Alejandro Valverde.

El eterno 'Bala', que arrancó con al menos un ojo en el próximo Mundial de Insbruck, donde buscará su oro más esquivo tras seis podios en cajones secundarios, ilusionó a todos ganando dos etapas, se metió en la pelea por la Roja y aguantó hasta donde pudo. Que fue casi hasta el final.

El murciano, una vez más, concitó la atención y las esperanzas del ciclismo español y tiró del Movistar.

Precisamente del equipo azul salió la decepción más grande de esta Vuelta. La de Nairo Quintana, el corredor llamado a ganarla por segunda vez pero que no acabó ni en el podio.

Quinto y octavo, Valverde y Nairo dejaron al potente Movistar sin un podio en las tres grandes en toda la temporada. Curiosamente, la mejor clasificación en una gran vuelta del equipo telefónico este año fue el cuarto puesto del ecuatoriano Richard Carapaz (25 años), otro corredor emergente, en el Giro de Italia.

Etapa final de la 73ª edición de la Vuelta Ciclista a España

EFE -| Manuel Bruque

La pelea de Steven Kruijswick por un podio que, como a Valverde, se le escapó La Gallina; el esfuerzo de Ion Izagirre por un Top 5 que se quedó en Top 10 (9º); los lideratos iniciales de Michal Kwiatkowski y Rudy Molard y las decepciones de Rigo Urán (7º), Wilco Kelderman (10º) y David de la Cruz (15º) completan una general en la que Thibaut Pinot (6º) acabó incluso por encima de donde esperaba.

Pero lo mejor de Pinot fue su doblete en Lagos de Covandonga y La Rabassa. Uno de los cuatro de la carrera.

Los otros tres fueron de Valverde; Rohan Dennis, ganador de las dos cronos en su preparación hacia Insbruck; y Ben King, el sprinter de montaña que aprovechó dos de las muchas escapadas con éxito para ganar en escenarios de relumbrón: Alfacar y La Covatilla.

Pero el que más triunfos parciales logró fue el campeón de Italia, Elia Viviani, que ganó tres de los únicos cuatro sprint puros. El cuarto fue para el de nuevo controvertido Nacer Bouhanni.

Precisamente de las llegadas masivas llegaron otras importantes decepciones: su escaso número y Pete Sagan. El triple campeón del mundo y su equipo no pudieron ni controlar las fugas, ni superar a Viviani en las llegadas llanas ni imponerse a Valverde en las que picaban un poco hacia arriba. Que son su especialidad.

Quizás las alegrías más desbordante en la Vuelta, junto con la de Mas al cruzar primero en la meta de La Gallina, e incluso por encima de la de Simon Yates de acabar de rojo, fueron el inesperado pero gran triunfo de Oscar Rodríguez Garaicoechea en La Camperona y el emotivo del canadiense Michel Woods en el monte Oiz dedicado al hijo que no acabó de nacer, Hunter, y al suegro que se le acaba de ir.

Por cierto, impresionante el gentío por Bizkaia hasta llegar a su Balcón, un muro de consideración al que volver en el futuro.

El joven Oscar Rodríguez (23), vecino y amigo del gran Miguel Indurain, devolvió a la 'serpiente multicolor' cierto aroma del extinto Euskaltel-Euskadi y dio a su equipo, el Euskadi-Murias, una esperanza de futuro que no tenía tras varios años de semiclandestina y encomiable lucha por meter la cabeza en la elite.

En definitiva, una Vuelta 2018 de relevo generacional con triunfo inapelable de otro británico, Simon Yates, e irrupción ilusionante de Enric Mas, la nueva gran esperanza del ciclismo español.











icon Bajapress

Accede más rápido

toca Icon iOs y elige añadir a la pantalla de inicio