Puig se reivindica en partido con triunfo de Dodgers vs Cachorros




MIKE NELSON|Chicago Cubs at Los Angeles Dodgers

Se le podrá cuestionar su personalidad, a veces su falta de madurez, pero el pelotero cubano Yasiel Puig es puro entusiasmo y también aportación productiva en la ofensiva de los Dodgers de Los Angeles que se impusieron por 5-2 a los Cachorros de Chicago en el primer partido de la Serie de Campeonato de la Liga Nacional.


Puig hizo la diferencia junto a Chris Taylor al pegar ambos sendos cuadrangulares que fueron los que rompieron el marcador a favor de los Dodgers, que han llegado a la serie con la motivación extra de vengarse de la eliminación que sufrieron el año pasado en la misma competición.


Taylor rompió el empate con un cuadrangular en la sexta entrada, mientras que Puig aportó vuelacerca y un doble productor a su gran labor ofensiva, lo que hizo que los Dodgers consiguiesen esta noche un gran triunfo en su campo del Dodger Stadium,


El bateo oportuno y productivo de los Dodgers compensó la corta actuación que tuvo el abridor estelar, el zurdo Clayton Kershaw, que no estuvo acertado desde el montículo.


El campocorto Charlie Culberson bateó un doblete, produjo la carrera del empate y anotó otra en reemplazo del estelar torpedero Corey Seager por los Dodgers, que colocaron su marca en 4-0 en lo que va de la fase final después de haber tenido también 104 triunfos en la competición regular del Viejo Circuito.
"Se siente magnífico", afirmó Culberson. "Maravilloso tener ese primer triunfo ya en la bolsa".


Con otro esfuerzo colectivo a la ofensiva y cuatro entradas perfectas en relevo, Los Ángeles superó tranquilamente una desventaja temprana de 2-0 y se quedó con el primer juego de la serie, una repetición de la serie de campeonato de la Nacional de 2016 en la que Chicago se impuso en seis partidos en camino a su primer título de Serie Mundial en 108 años.


El segundo juego de la serie se disputará el domingo y Rich Hill será el abridor de los Dodgers frente al zurdo estelar Jon Lester por Chicago.


Kershaw lanzó cinco entradas de pelota de cuatro indiscutibles, pero el as de Los Ángeles cayó 2-0 en la pizarra antes de que fuera sustituido por un bateador emergente durante el racimo de los Dodgers con el que empataron el encuentro.


Tras ganar 104 encuentros en la temporada regular y barrer a Arizona en la serie divisional, los Dodgers tienen un orden al bate y un bullpen equipados para hacer frente a casi cualquier cosa.


Lo demostraron al hacer que la apertura complicada de Kershaw en la postemporada fuera prácticamente irrelevante, de la misma forma en que lo lograron después de que concedió cuatro vuelacercas en su primer partido en estos playoffs de 2017 frente a los Diamondbacks de Arizona, la pasada semana.


El toletero de origen cubano Albert Almora Junior conectó un jonrón de dos carreras en la cuarta entrada, pero los últimos 18 bateadores de los cansados Cachorros no lograron llegar a las bases, aun recuperándose de un vuelo de 10 horas a través del país tras superar en Washington a los Nacionales el pasado jueves, en el quinto y decisivo partido de la Serie Divisional (3-2).


El lanzador colombiano José Quintana trabajó cinco entradas en la que cedió dos imparables un día después de que su esposa, Michel, fue retirada del avión del equipo en Albuquerque debido a un problema de salud.


Pero los Dodgers le empataron en el quinto episodio y siguieron adelante en el sexto con el cuadrangular con el que Taylor abrió el episodio frente al relevista venezolano Héctor Rondón (0-1), que perdió el partido.


El japonés Kenta Maeda (1-0) sacó tres outs y se llevó la victoria.


Mientras que el jugador que hizo la diferencia en la ofensiva de los Dodgerws fue Puig al irse de 4-2 con dos carreras producidas y una anotada.


"Es el momento de estar centrado y jugar la mejor pelota para que el equipo siga por el camino del triunfo", declaró Puig. "Mi concentración en el juego y en el equipo es completa y creo que eso hace que todas las cosas salgan bien".


Puig dejó atrás la inconsistencia con el bate y su motivación dentro del equipo hace que contagie al resto de los compañeros por lo que se ha convertido en un elemento de apoyo permanente.


"He madurado y tengo otra manera de ver las cosas en el campo", destacó Puig. "Ahora voy al plato de bateo convencido que si no le pego a la pelota o no haga las cosas bien, al final mis compañeros siempre están ahí para ayudarme", subrayó Puig, de 26 años.


"El bateo oportuno y poderoso de Puig llegó en el momento que más lo necesitaba el equipo ", destacó el piloto de los Dodgers, Dave Roberts. "Al ser equipos diferentes, nosotros debemos aprovechar al máximo nuestras oportunidades y eso fue lo que hicimos, algo que demuestra la confianza que hay dentro del grupo".


Mientras que Joe Maddon, piloto de los Cachorros, reconoció que la labor del bullpen de los Dodgers fue lo que hizo la diferencia a su favor.


"El trabajo que hicieron fue impecable y nos colocaron de nuevo los pies sobre la tierra", señaló Maddon. "Ahora hay que pensar en el segundo partido y hacerlo con la confianza que podemos y debemos conseguir algo positivo ante un equipo que volvió a demostrar el gran momento por el que atraviesa con su juego de individuales y de equipo".











icon Bajapress

Accede más rápido

toca Icon iOs y elige añadir a la pantalla de inicio