Huesos dejados atrás por saqueadores desafían ideas sobre primeros americanos



636402252428783580 Nick Poole and Thomas Spamberg|EFE|Fotografías cedidas hoy, martes 5 de septiembre de 2017, por la revista Plos One, que muestran los restos del esqueleto casi completo de un individuo en la cueva sumergida conocida como "Chan Hol" (pequeño agujero, en lengua maya), cerca del balneario de Tulum en el estado de Quintana Roo (México). Restos óseos dejados atrás por saqueadores en una cueva del sureste de México hacen retroceder la temporalidad de los humanos más antiguos de los que se tienen evidencias en América, desafiando la hipótesis convencional sobre el poblamiento del continente, dijo hoy el investigador Arturo González González.

Restos óseos dejados atrás por saqueadores en una cueva del sureste de México hacen retroceder la temporalidad de los humanos más antiguos de los que se tienen evidencias en América, desafiando la hipótesis convencional sobre el poblamiento del continente, dijo hoy el investigador Arturo González González.

El especialista contó a Baja Press que el descubrimiento del esqueleto casi completo de un individuo en la cueva sumergida llamada Chan Hol (pequeño agujero, en lengua maya), cerca del balneario de Tulum en el estado de Quintana Roo, fue realizado por buzos que publicaron fotos de los restos en las redes sociales a principios de 2012.

Las fotografías llamaron la atención del equipo de González, que ha trabajado en el área desde 1999, pero cuando los investigadores llegaron al lugar unos días después la mayor parte del esqueleto había desaparecido. "Cuando fuimos ya se lo habían robado prácticamente todo", narró.

"Hicimos la denuncia ante la PGR (Procuraduría General de la República, fiscalía)", refirió González, pero la investigación no ha prosperado porque un agente de la institución debe dar fe de la desaparición de los vestigios, y no hay "ninguno que esté capacitado para bucear a estas profundidades".

El sitio del hallazgo está a más de un kilómetro de la entrada más próxima a la cueva y "hay que bucear como 40 minutos para llegar", abundó.



Afortunadamente, los científicos recuperaron numerosos fragmentos óseos que dejaron los saqueadores, entre ellos cuatro dientes, un hueso mandibular, costillas y, significativamente, una pelvis sobre la que había crecido una estalagmita (formación calcárea que suele encontrarse en el suelo de las cavernas) cuando la cueva aún no estaba inundada.

Con base en las fotos originales y los restos hallados, estiman tentativamente que el individuo pudo ser un joven adulto de sexo masculino.

González explicó que las estalagmitas "son como los anillos de crecimiento de un árbol" y permiten conocer el clima en las distintas etapas de la formación de estas estructuras y su antigüedad a través del análisis de las proporciones que guardan los isótopos (variaciones con distinto peso atómico) de diversos elementos.

"Obtuvimos un mínimo de 13.000 años para este individuo", dijo el experto, director del Museo del Desierto en Saltillo, estado de Coahuila.

Este descubrimiento, reportado en la actual edición de la revista Plos One, se suma a otros registrados en la misma área, incluyendo varios hechos por el equipo de González y el anunciado en 2014 de una joven bautizada como Naia, con antigüedad estimada de 12.000 a 13.000 años.

Todo ello, enfatizó el investigador, "remueve las ideas de por dónde, cuándo y quiénes fueron los primeros pobladores de América; pero de que ya había un grupo en esta zona (hace cuando menos 13.000 años), ya no cabe la menor duda".

Explicó que hace alrededor de 12.000 años, durante la última era glacial, existía un corredor entre glaciares por el que, según la hipótesis convencional, los primeros pobladores de América ingresaron al continente a través de un puente terrestre en lo que hoy es el Estrecho de Bering, procedentes de Siberia.

"Y esto (el individuo de Chan Hol) claramente es mucho más antiguo, probablemente 2.000 años más", lo que plantea interrogantes sobre cuándo pudo ocurrir la llegada de los primeros americanos, "o cómo es posible que a la mitad del continente, en una zona de lo más alejada (de la supuesta ruta de colonización), es donde tenemos los esqueletos humanos más antiguos", expuso.

Por otro lado, reveló que el análisis de isótopos y otros elementos permitió conocer que en aquella época existía en la zona un ecosistema totalmente diferente a la selva de hoy. "Era un lugar donde había camellos y era una pradera más bien árida", dijo el científico.

"Esto nos permite demostrar que hubo grandes cambios en este Younger Dryas, como se llama este periodo tan relevante, porque nada más en México se extinguen casi 75 % u 80 % de todos los mamíferos que existían", manifestó.

Si fueron los humanos los que provocaron esa mortandad, o si fueron los cambios ambientales, "son las preguntas que se vuelven muy vigentes con este descubrimiento", añadió González.

Asimismo, sostuvo que no existen por ahora evidencias que vinculen al grupo al que pertenecieron los individuos de Tulum con los mayas que habitan hoy la región.

"Es un grupo que físicamente podría parecerse más a grupos de la India, de esa región del sur de Asia", dijo el especialista, quien favorece la hipótesis de que la semejanza obedece a la adaptación de diferentes poblaciones a condiciones ambientales similares, sin descartar que los ancestros de los antiguos habitantes de Tulum procedieran de aquella parte del mundo.

Finalmente, consideró que el saqueo de gran parte de los restos de Chan Hol "habla de la necesidad que tenemos como país de encontrar mejores caminos para proteger nuestro patrimonio, cuando es un patrimonio tan valioso como en este caso".











icon Bajapress

Accede más rápido

toca Icon iOs y elige añadir a la pantalla de inicio