| Baja Press

En Octubre, inicia temporada alta de arribo de cruceros en Cabo San Lucas

Empresarios de este destino informaron que, a partir del mes de octubre, inicia la temporada alta de arribos de cruceros y se espera que, durante todo el periodo, que culmina hasta mayo, haya dobles y triples arribos al puerto de Cabo San Lucas. 

De acuerdo a la programación que tiene la Administración Portuaria Integral, se esperan 29 cruceros en octubre, 25 en noviembre y 19 en diciembre, haciendo un total de 71 arribos durante lo que resta de este 2017.

Se espera la llegada de cruceros de lujo, doble A, como el barco The Word, que estuvo tres días en Cabo San Lucas.

En ese sentido, la API a través de su gerente Héctor Montaño, informó además que habrá barcos de mayor capacidad, de mayor tonelaje, y, por tanto, con mayor número de pasajeros, estimando que en algunas ocasiones se arribarían aproximadamente 10,000 pasajeros, principalmente cuando sean dobles o triples arribos.

“Estaríamos nosotros pendientes, sobre todo manteniendo los niveles de seguridad que se requieren que es un requisito indispensable de las navieras por permitir que los cruceristas lleguen al puerto, ésa es una preocupación y un compromiso que estamos haciendo en el marco del Comité de Seguridad del recinto portuario, también tener en óptimas condiciones la marina limpia y en condiciones para transitar, así como para transitarse de la misma forma en la ciudad para que los tours que están contratados por los turistas en Cabo San Lucas, Todos Santos, San José, donde normalmente acuden los cruceristas también que estén las calles en óptimas condiciones, la infraestructura urbana disponible, acorde, para que puedan transitar los turistas”, mencionó el funcionario.

Cabe mencionar, que, en cuanto a derrama económica, el promedio del gasto es entre 80 y 100 dólares por pasajero, lo que representaría un importante ingreso en el destino para cerrar el 2017.

Los cruceros, dejan una importante derrama que beneficia a la economía local; esto beneficiará a los empleados locales que han sufrido por los fenómenos de la naturaleza más recientes y que perdieron sus pertenencias y en otros casos hasta sus domicilios.